Decreto

PONTIFICIUM CONSILIUM

PRO LAICIS
328/14/AIC-26

DECRETO

La Legión de María fue fundada en Irlanda por el Siervo de Dios Frank Duff. Su primer grupo, conocido como la “Asociación de Nuestra Señora de la Misericordia”, se reunió el 7 de septiembre de 1921 en la Parroquia de San Nicolás de Myra, en Dublín. Con la formación de un consejo administrativo en 1924, para supervisar el constante crecimiento de nuevas ramas, pronto fue adoptado el nombre de “Legión de María” o “Legio Mariae”, y se llamó Concilium Legionis Mariae al consejo administrativo. El Manual de la Legión de María fue publicado por primera vez en 1928, con el fin de guiar las juntas y el apostolado de sus muchos miembros, y ha continuado en esta función hasta hoy. Desde sus mismos comienzos la Legión de María ha buscado y recibido el aliento de las autoridades eclesiásticas y el 3 de enero de 1935 el Arzobispo de Dublín, Dr. Edward Byrne, entregó una carta formal de aprobación. El 24 de marzo del mismo año, el Arzobispo Byrne concedió el imprimi potest para las constituciones de la Legión. Al tiempo que la Legión de María expandió sus socios y actividades a lo largo del mundo, recibió repetido estímulo de parte de los sucesivos Pontífices y a través de varias oficinas de la Santa Sede. Hoy, la Legión de María tiene miembros activos en más de ciento cincuenta países.

La Legión de María propone a sus miembros un camino de santidad personal, a modo de ejército espiritual dedicado a Nuestra Señora y dócil al Espíritu Santo, en el servicio de Cristo Jesús, promoviendo el bien espiritual y moral de las almas (cf. Estatutos, artículos 2-6). En más de noventa años de firme apostolado para la Iglesia, desarrollado por incontables miembros y en todos los continentes, el ejemplo de compromiso misionero laico de la Legión ha servido también como inspiración a movimientos laicales más recientes promoviendo el celo por evangelizar. Hoy, en continuada fidelidad a sus intuiciones fundadoras, la Legión de María es llamada, en cada uno de sus miembros, a permanecer fiel en la oración a María y al Espíritu Santo, en la integridad de su vida privada, en la lealtad atenta a las enseñanzas de la Iglesia y a sus Pastores, y en el sencillo y directo testimonio de Cristo en la vida diaria, que siempre la ha caracterizado.

El Concilio Vaticano Segundo presta especial atención a la importancia de las agrupaciones de fieles cristianos y su participación en la vida y misión de la Iglesia (cf. Decreto sobre el Apostolado de los Laicos Apostolicam Actuositatem, nos. 18, 19 y 21). La enseñanza post-conciliar subraya el rol que tienen tales agrupaciones de llevar a todos el Evangelio de Cristo (cf. Beato Juan Pablo II, Exhortación ApostólicaPost-Sinodal Christifideles Laici, no. 29). La misma enseñanza recuerda la urgente necesidad de una nueva evangelización y la responsabilidad de todos los bautizados y todas las asociaciones eclesiales y movimientos al respecto (cf. Papa Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Post-sinodal Verbum Domini, nos. 94 y 96). También afirma la importancia de una auténtica vida cristiana como el manantial de la acción evangelizadora (Papa Francisco, Exhortación Apostólica Post-sinodal Evangelii Gaudium, no. 8).

En consecuencia:

Habiendo examinado la solicitud que presentó al Pontificio Consejo para los Laicos el Presidente Sr. Tommy McCabe, y que promovió la actual Presidenta, Sra. Síle Ní Chochláin;

Tomando en cuenta la buena fama, de larga data, de la Legión de María, y los frutos de su servicio a la Iglesia en muchos países;

Siguiendo un estudio detallado del borrador de los estatutos, presentado al Dicasterio en su forma definitiva el 23 de octubre de 2013;

A la luz del artículo 134 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus para la Curia Romana y conforme al canon 322 del Código de Derecho Canónico;

El Pontificio Consejo para los Laicos decreta:

1. El reconocimiento de la Legión de María como una asociación privada internacional de fieles, con personería jurídica, en conformidad con las normas canónicas vigentes y de acuerdo a los cánones 298-311 y 321-329 del Código de Derecho Canónico.

2. La aprobación de los Estatutos ad experimentum por un período de cinco años, una copia de estos estatutos habiendo sido debidamente autenticada por este Dicasterio y depositada en sus archivos.

En el Vaticano, 25 de marzo de 2014, en el 93º año desde la fundación de la Legión de María.

Josef Clemens Cardenal Stanis?aw Ry?ko
Secretario Presidente

Referencia: Senatus de Argentina <https://es-es.facebook.com/pages/senatus-de-buenos-aires/288804487803369>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *