Oración Legionaria

De rodillas

Se debe rezar al concluir la junta

En el nombre del Padre, etc.
Bajo tu protección nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita.

V. (Invocación propia del præsidium)
R. Ruega por nosotros.

Fuera de las juntas del præsidium, todos los socios dirán la invocación siguiente:

V. María Inmaculada, medianera de todas las gracias.
R. Ruega por nosotros.
V. San Miguel y San Gabriel.
R. Rogad por nosotros.
V. Todas las Potestades del Cielo, Legión angélica de María.
R. Rogad por nosotros.
V. San Juan Bautista.
R. Ruega por nosotros.
V. Santos Pedro y Pablo.
R. Rogad por nosotros.

Todos dirán al unísono la siguiente oración hasta el primer Amén, y luego continuará el sacerdote solo.

Señor, concédenos a cuantos servimos bajo el estandarte de María, la plenitud de fe en ti y confianza en Ella, a las que se ha concedido la conquista del mundo. Concédenos una fe viva, que, animada por la caridad, nos habilite para hacer todas nuestras acciones por puro amor a Ti, y a verte y servirte en nuestro prójimo; una fe firme e inconmovible como una roca, por la cual estemos tranquilos y seguros en las cruces, afanes y desengaños de la vida; una fe valerosa, que nos inspire comenzar y llevar a cabo sin vacilación, grandes empresas por tu gloria y por la salvación de las almas; una fe que sea la Columna de Fuego de nuestra Legión, que hasta el fin nos lleve unidos, que encienda en todas partes el fuego de tu amor, que ilumine a aquellos que están en oscuridad y sombra de muerte, que inflame a los tibios, que resucite a los muertos por el pecado; y que guíe nuestros pasos por el Camino de la Paz, para que, terminada la lucha de la vida, nuestra Legión se reúna sin pérdida alguna en el reino de tu amor y gloria. Amén.

Las almas de nuestros legionarios, y las almas de todos los fieles difuntos descansen en paz por la misericordia de Dios.- Amén.

El sacerdote presente da luego su bendición;
si no hay sacerdote: En el nombre del Padre, etc.

Concilium Legionis Mariæ (2001). XXII Oraciones de la Legión: Oración Legionaria. En Concilium Legionis Mariæ. Manual Oficial de la Legión de María (pp. 154-155). Bogotá, Colombia: Editorial Kimpress Ltda.