¡ Inmaculado Corazón de María , ruega por nosotros!

Consagración total a Jesús por María

Informes Senatus

Espacio para compartir las experiencias del apostolado Legionario: "Vosotros sois la luz del mundo y sal de la tierra” (Mateo 5, 11-16)

Read More

Noticias

Notas de interés legionario: " María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón " (Lucas 2, 16-21 )

Read More

Boletín Concilium

Información acerca de la tarea apostólica legionaria en el mundo: "En aquel tiempo se apareció Jesús y les dijo: "Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación..." (Marcos 16, 15-20)

Read More

Jóvenes Legionarios

"Tú, pues, hijo mío, manténte fuerte en la gracia de Cristo Jesús...Evita las palabrerías profanas, pues los que a ellas se dan crecerán cada vez más en impiedad " ( 2 Timoteo 2 )

Read More

La corredención, ¿el dogma prohibido?

Por Julio Ricardo Castaño Rueda
Sociedad Mariológica Colombiana

   “He aquí la esclava del Señor”. (Lucas 1, 38)
La naturaleza divina de Dios, trino y uno, es infinita, insondable e inalcanzable para la mujer inmaculada creada por Él para ser su madre.Ningún título dado por la Iglesia, bajo la tutela del Espíritu Santo, a la Santísima Virgen María podría menoscabar la dignidad del Altísimo.

¿Quién es esta joven llamada Edel?

Traigamos su semblanza al hoy de nuestra vida y veamos en ella un modelo imitable porque es cercana a nosotros en todas las dimensiones de su vida.

Edel es una joven desbordante de vida; todo en ella habla de jovialidad, una vida de sacrificio gozoso y entrega en el perfecto cumplimiento de su deber que irradia alegría, y una especial simpatía que brota de su trato afable y maduro que la ha distinguido desde los primeros años de su juventud, “he aquí a la Edel juvenil, la de antes de la increíble hazaña africana.

He aquí a una Edel imitable para todos, encantadoramente imitable. Su amor radical y tierno a sus padres, a sus hermanos…” estos son algunos de los “detalles preciosos de su temperamento”: le gustaba el deporte, tocar el piano y bailar; incansable en el apostolado y siempre consciente de la presencia de Dios en ella y María junto a ella  “ y todo ese atractivo, al servicio de una profunda vida interior y de una generosa entrega apostólica en la legión de María.”